• Regístrate
Estás leyendo: El arte y la burocracia
Comparte esta noticia

El arte y la burocracia

Hombre de celuloide

La obra de Ruizpalacios ha comenzado a ser capaz de crear una poética en la que hay mucho que ver
Publicidad
Publicidad

@fernandovzamora


Si uno revisa la biografía de los directores que están haciendo el mejor cine de México puede suponer que el Imcine no ha hecho su trabajo. Los artistas nacionales construyen sus carreras nadando a contracorriente. Escriben, producen y diseñan producción fuera de las instituciones. Muchas veces educados más allá de las que deberían ser las escuelas del cine nacional: el CUEC y el CCC. Alonso Ruizpalacios es la excepción. Es un director de cine a quien la burocracia sí que ha apoyado. Su corto El último canto del pájaro Cú ganó el Noveno Concurso de Cortometrajes; Café paraíso el Séptimo Concurso Nacional de Cortometraje y Verde el Decimocuarto Concurso Nacional de Proyectos de Cortometraje. Si no fuera porque todos ellos son extraordinarios uno podría creerse que Ruizpalacios es un favorito. Pero no. En cada una de estas pequeñas obras de arte ha ido construyendo un estilo que terminó por plasmarse en su primer largometraje, Güeros, una película llena de alusiones a una infancia que no parece haber sido fácil: hay una tragedia, una culpa, globos de agua que estallan sobre el asfalto. La obra de Ruizpalacios ha comenzado a ser capaz de crear una poética en la que hay mucho que ver.


Museo es un primer trabajo en el que aspira además al triunfo económico. Producida por YouTube, Museo inicia con una ironía: “Esta historia es una réplica de la original”. Conforme nos enteramos que el guión va del robo de joyas de jade y oro que tuvo lugar en el Museo Nacional de Antropología en 1985 vamos entendiendo a qué se refiere el autor. Esta película no pretende ser la realidad porque para eso está la vida. Museo es una réplica de la realidad pues aspira a ser una obra de arte. El asunto sonaría pedante si no fuese porque la edición, el diseño sonoro, las actuaciones y los personajes producen gran cine. Tanto que ni siquiera se toma muy en serio y se da permiso de reírse de cosas tan solemnes como la música de Revueltas y un robo que escandalizó a Jacobo Zabludovsky.
Los personajes de Museo, como todos los del director, sufren de un vacío existencial, deseos de grandeza que no se calman ni con alcohol ni con drogas ni con sexo, ni siquiera con la amistad, otro de los temas que aquí reaparecen. Porque Museo es una historia de amistad que, sin embargo, no puede llenar un vacío que se traduce en un robo, realizado más por aventura que por avaricia. Al menos así lo cuenta el director. Y así hay que creerlo pues la verdad, como dice al final, es otra cosa. No vale la pena manchar con verdad a una buena historia.


En fin, que cada obra de Alonso Ruizpalacios que el gobierno mexicano ha decidido apoyar a través del Imcine y Conaculta ha servido al director para consolidar esta primera obra de gran aliento. Incluso su trabajo en Canal 11, donde dirigió Fonda Susilla, una comedia sin otra pretensión que divertir sin ser vulgar. De El último canto del pájaro Cú, Museo tiene el mar y el miedo a la muerte, de Verde y de Café Paraíso, la locura de querer ser algo más, y de Güeros la amistad, la familia disfuncional y un toque de cine de arte que no termina nunca por interponerse entre el espectador y una historia que está hecha sobre todo para entretener. Con Museo, este director consolida un estilo que no necesita hacerse evidente. Ruizpalacios es un buen resultado de los esfuerzos de Conaculta, un director que, en México, se ha construido una carrera que vale la pena estudiar y disfrutar.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.