• Regístrate
Estás leyendo: Vinos, regiones y estilos muy mexicanos
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 11:48 Hoy

Vinos, regiones y estilos muy mexicanos

La tecnología junto con las formas antiguas de elaborarlo ha incrementado su calidad.
Publicidad
Publicidad

En la última década, el consumo de vino en México ha crecido exponencialmente, así como la preferencia de los mexicanos por vinos nacionales. “Hoy, existen 230 Bodegas Vinícolas y 6,747 hectáreas de viñedos", comparte Gabriel Padilla, director del Consejo Mexicano Vitivinícola.

Historia Vitivinícola

Querétaro goza de un clima privilegiado para cultivar uvas con alto contenido en azúcares y baja acidez. Es el gran productor de espumosos del país, “con aproximadamente 2.5 millones de botellas al año”, asegura Lluís Raventós, Gerente y Enólogo de Finca Sala Vivé Freixenet.

La entidad cuenta con 420 hectáreas de viñedos en San Juan del Río, Tequisquiapan y

Ezequiel Montes, principalmente. Con una larga tradición vinícola, ofrece además una atractiva propuesta enoturística.

Fue el cura Miguel Hidalgo quien enseñó a los indígenas a cultivar la vid. Hoy, Guanajuato cultiva 134 hectáreas de viñedos en siete regiones, ahí se producen uvas blancas como Semillón y tintas como Syrah, entre otras. “Somos el cuarto Estado en producción de uva”, afirma Ramón Vélez, Director Comercial de Vinícola Cuna de Tierra.

Uvas del altiplano

Aguascalientes tiene una larga historia vinícola. Hoy, retomando esta vocación, produce uvas en 115 hectáreas de viñedos. Cuenta además con bodegas que se distinguen por combinar el uso de técnicas modernas, con las formas tradicionales de hacer vino.

Por su parte, Zacatecas goza de un clima privilegiado y suelos minerales que dan calidad a las uvas y producen vinos con personalidad. Posee 157 hectáreas situadas en Ojo Caliente y Valle de la Macarena, principalmente.

San Luis Potosí, recién incursiona en la producción de vino en dos zonas: el Altiplano Potosino y el Valle de Arista, produciendo uvas tintas Grenache y Merlot y blancas como Chardonnay, entre otras.



La viticultura mexicana

La primera merced de tierras que produjo vino en la Nueva España, se concedió en 1597 y es reconocida como la más antigua del Continente Americano. “Este es el origen de Casa Madero, vitivinícola asentada en Parras, Coahuila y, hoy, una de las más importantes del país”, asegura Daniel Milmo, Presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola y Codirector de Casa Madero. Bodegas Ferriño es otra empresa emblemática, registrada desde 1860.

A lo largo de las 680 hectáreas de viñedos, el estado norteño goza de diferentes microclimas que favorecen el cultivo de diversas variedades de uvas. Tintas como la Rosa del Perú y Malbec, o blancas como Colombard o Chenin blanc, entre otras.

Buenos vinos, grandes experiencias

Baja California es el gran promotor y productor de vino mexicano. Cultiva 4,610 hectáreas, principalmente en el Municipio de Ensenada y cuenta con más de 100 proyectos vinícolas.

Te recomendamos: Lanzan la app Vino Mx

Produce numerosas variedades de uvas que se han adaptado al clima y a la tierra, como las tintas Cabernet Sauvignon y Nebbiolo; o las blancas Sauvignon y Chadornnay.

Hoy, el Estado fronterizo se ha convertido en un destino internacional, que ofrece la experiencia de disfrutar del vino, acompañado de una interesante oferta gastronómica a base de productos locales y su excepcional paisaje.

En México, una nueva generación de consumidores busca calidad y nuevos estilos de vino. “La Marca Colectiva del Vino Mexicano es una garantía de que el producto fue sometido a procesos que certifican esa calidad”, asegura Gabriel Padilla.

“El vino mexicano es una invitación a degustar gran cantidad de estilos y conocer la capacidad y diferencias de los terruños, estamos produciendo experiencias”.

Claves

EN MÉXICO SE CONSUMEN MÁS DE 20 MILLONES DE LITROS DE VINO AL AÑO

184 POR CIERTO CRECIÓ DESDE 2000


REPL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.