• Regístrate
Estás leyendo: Refuerzo biológico en un Mango
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 18:59 Hoy

Refuerzo biológico en un Mango

En México se producen miles de toneladas de mango al año y alrededor de la mitad se desperdicia. Inmateriis vio en esto una oportunidad para crear un proyecto científico innovador y de impacto social.
Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Mayra García, estudió ingeniería química y se especializó en productos forestales en la Universidad de Guadalajara. Actualmente toma un doctorado en procesos bioquímicos y encabeza uno de los proyectos de investigación esenciales de la empresa Inmateriis y tema de su tesis doctoral, cuyo propósito es “producir celulosa bacteriana, del desperdicio del mango, para aplicaciones biomédicas”.

“En México se producen 800 mil toneladas de mango, 55% de ellas se va a la basura pues no tiene calidad para su comercio y Jalisco es el cuarto productor del país”. Mayra e Inés Jiménez -quien encabeza Inmateriis y dirige la tesis de Mayra- vieron en la situación una oportunidad para desarrollar el proyecto, el cual recibió los beneficios del Programa de Estímulos a la Innovación del CONACYT y fue aceptado por el Comité Académico de Postgrado de la Universidad de Guadalajara.

TE RECOMENDAMOS: S-CORE, herramienta para el talento deportivo

“La celulosa bacteriana, informa Mayra, es un bío-polímero obtenido del carbono o de azúcares, que protegen al organismo que lo contiene”. En una primera etapa la investigación busca producir este bio-polímero, para llevarlo al mercado de la cosmética y la salud. Ya que, por sus características, ayuda a hidratar y cicatriz la piel en casos de quemaduras o llagas provocadas por diabetes, a un bajo costo.

En una segunda etapa, el propósito es mezclar los bio-polímeros con células humanas para que éstas crezcan a través de ellos, logrando materiales bio-compatibles que, imprimidos en 3D, podrán regenerar tejidos como cartílago, hueso, ligamentos. “Ya se han logrado mezclar varios prototipos con resultados positivos”. Por ahora continúan las investigaciones y está en trámite la patente.

Mayra se siente satisfecha pues sabe que este proyecto tiene un gran impacto social, no solo porque reduce hasta un 65 por ciento los costos de los productos que utilizan celulosa bacteriana en sus procesos, sino porque también significa una valiosa ayuda para los productores de mango.

Mayra García, asegura estar más segura de que la investigación científica puede trascender los muros de la academia para enriquecer a la industria. Por otra parte, está agradecida con Inmateriis por su apoyo, asesoramiento, pero sobre todo por la oportunidad que le ha dado para crecer y fortalecer su visión de emprender un camino propio.

REPL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.