• Regístrate
Estás leyendo: Fiesta agridulce en el nuevo estadio de los Diablos Rojos
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 06:47 Hoy

Fiesta agridulce en el nuevo estadio de los Diablos Rojos

La nación escarlata vibró desde el primer minuto que pisó el Estadio Alfredo Harp Helú; sin embargo, la victoria de los Padres de San Diego apagó un poco la celebración
Publicidad
Publicidad

Los Diablos Rojos vivieron una gran fiesta en la inauguración del Estadio Alfredo Harp Helú, la cual fue apagada por la victoria de los Padres de San Diego por pizarra de 11-2.

Los aficionados llegaron con mucho entusiasmo a lo que sería el nuevo infierno, pues desde hace más de tres años esperaban con ansias conocer la casa del equipo de sus amores, la cual superó sus expectativas tras ver el majestuoso lugar donde jugarán de local.

Desde la puerta ocho de Ciudad Deportiva se podía ver a la nación escarlata acercándose al paraíso de los Diablos Rojos; sin embargo, en ese momento no pensaban en lo que sucedería más tarde, pues los locales solo lograrían hacer dos carreras.

La ilusión comenzó en punto de las 16:00 horas, cuando las puertas se abrieron para todo el público; al ingresar todos los espectadores recibían un suplemento de los pingos, que algunos llegaban a leer, mientras que otros intentaban acceder rápidamente para poder conocer cada uno de los rincones de su nueva casa, aunque varios, en su intento, se detenían en la explanada principal para tomarse la fotografía del recuerdo en la estatua del diablo que está ubicada al centro de este sitio, un lugar en el que era obligatorio hacer una parada técnica.

Asimismo, los seguidores escarlatas no perdieron el tiempo para ir al área de comida y probar los tradicionales tacos de cochinita, pues los expertos saben que de no hacerlo en el momento, las filas comenzarían a crecer, y así sucedió, ya que hasta la recta final del partido ante los Padres de San Diego, era el único lugar que seguía teniendo gente, en espera de comprar una orden, la cual costaba 50 pesos.

En este lugar, las personas podían encontrar una variedad de antojos, pues sí lo suyo no eran los tacos de cochinita, tenían hamburguesas, alitas, pizzas, tortas, boneless, nachos, palomitas, papas, entre otras cosas, los cuales iban desde los 40 hasta los 270 pesos; pero si la gente comenzaba a tener sed, las cervezas estaban en todos los rincones del Estadio Alfredo Harp Helú, aunque se podían comprar en cualquiera de los establecimientos de comida; la sencilla salía en 50, y la doble en 100 pesos.

También había bebidas sin alcohol como agua natural, refrescos y jugos, con un costo de 30 a 35 pesos.

Al inicio del juego, las porras, matracas y cánticos fueron parte este festejo, pues todos los asistentes estaban contentos de por fin tener un lugar al cual llamar hogar, luego de su pasado nómada, donde iban de estadio en estadio.

Pasadas las 10 de la noche, el ambiente se iba apagando tras ver que se iban las entradas y los Diablos Rojos solo tenían una carrera en la pizarra, pero los aficionados que aún quedaban en el nuevo estadio seguían alegres y esperanzados de que su equipo pudiera reaccionar. El momento donde volvía la alegría de los aficionados escarlatas era cuando aparecía la 'kiss cam' o el DJ ponía música de su agrado como la canción de "Culpable o no" de Luis Miguel, que iluminó al inmueble, luego de que varios espectadores encendieran las luces de sus celulares.

En las últimas entradas, dos espontáneos ingresaron al diamante de fuego, uno de ellos intentó recorrer todas las bases, pero los elementos de seguridad lograron interceptarlo, y ambos fueron sacados del parque de los Diablos Rojos.

Para la novena baja, el 'infierno' se quedó sin luz, pero eso no fue motivo para que la celebración terminara, ya que la afición solucionó ese problema encendiendo nuevamente las luces de sus celulares en el Estadio Alfredo Harp Helú, dejando de recuerdo una increíble postal.

Al final del partido cayó la segunda carrera por parte de los Diablos Rojos, que emocionó a los seguidores escarlatas que continuaban en el estadio celebrando que tienen una casa a la altura de Grandes Ligas y que será la 'envidia' de varios en México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.